Mudanza del Frigorífico

La nevera es uno de los aparatos eléctricos más importantes de nuestra cocina, en él almacenamos nuestros alimentos para preservar su estado.

Sin embargo, hablamos de un objeto grande y pesado, por lo que trasladarlo de un lugar a otro puede ser un reto. Si se hace de la manera incorrecta puede afectar gravemente a su funcionamiento.

Por esta razón, veamos algunos consejos y advertencias sobre cómo efectuar el traslado del frigorífico de forma correcta.

Traslada tu nevera
Mudanza del frigorífico - Freepik.com

Consume todo lo que puedas


Todo lo que contiene la nevera es perecedero, por tanto, lo mejor es ponerse con ella al final.

Antes de que llegue ese momento, durante los días y semanas anteriores, te recomiendo que vayas gastando todo el contenido, especialmente el congelado. El resto de cosas, a unas malas, podrás meterlas en una nevera portátil con hielo y llevarlas por tu cuenta.

Saca todo el contenido


Vaciar el frigorífico - Freepik.com

Lo primero que debes de hacer antes de realizar la mudanza de tu nevera, es vaciarla por completo. Recuerda que las partes internas como los cajones para frutas y verduras, las cestas laterales o el depósito de agua, son de plástico. También hay partes de vidrio como las baldas.

Por esta razón, si no quieres que algunas de estas partes sufran daño por los movimientos bruscos durante su mudanza, debes retirarlas de manera inmediata y almacenarlas en bolsas grandes para evitar que se extravíen. Igualmente, puedes emplear plástico de burbuja, y reforzarlas con porexpan.

En cualquier caso, guárdalas en lugar seguro porque se dañan con mucha facilidad. Si han sido debidamente protegidas, el propio interior del frigorífico puede ser un buen lugar donde hacerlo. Asegúrate de que no puedan bailar en su interior y que la puerta esté asegurada.

Deshiela el congelador


Una vez vacía, procede a desenchufar la nevera para que comience el proceso de descongelar. Este proceso dura como máximo 8 horas y debes hacerlo 2 días antes de la mudanza para evitar inconvenientes.

Además, te recomiendo que lo hagas por la noche para que cuando despiertes, te la encuentres totalmente descongelada.

Fíjate bien en la parte baja y anterior del congelador. Muchos modelos tienen un desagüe para esta cuestión. Te recomiendo colocar una toalla o un túper para que el agua vaya cayendo allí.

Cuando se haya descongelado, usa una toalla gruesa e incluso un secador de pelo para retirar la humedad. Puedes aprovechar la ocasión para realizar una limpieza y evitar posibles olores.

Después, asegura el cable de alimentación a la nevera con ayuda de cinta adhesiva. Enróllala unas cuantas vueltas y pega el cable al lateral o a la parte superior para que no moleste.

¡Importante!

No vuelvas a enchufar el frigorífico hasta que ya esté en la nueva cocina. Vas a manipular un electrodoméstico mojado y no querrás llevarte una mala sorpresa.

Asegura la puerta


Para prevenir que las neveras se abran durante el traslado, te recomiendo asegurar las puertas empleando cinta americana o cuerda. No se recomienda usar ni cinta de embalar que sea difícil de quitar, ni cualquier tipo de cordaje que pueda dejar marca en la superficie.

Presta especial atención a este paso, puedes hacerle daño no solamente a la nevera, sino también a otros elementos que se encuentre en el trayecto. Incluso, puede ser un elemento peligroso que aumente las probabilidades de un accidente.

Mide sus dimensiones


Conocer las medidas que tiene, permite establecer si pasa o no por puertas, escaleras o espacios angostos y así planificar la ruta de su traslado.

La inclinación


Alguna vez debes haber escuchado o leído, que una vez transportada la nevera de un lugar a otro, hay que esperar 24 horas como mínimo para ponerla otra vez en funcionamiento. Si no se cumpliera el tiempo establecido, el gas refrigerante podría fugarse y causar daño en el compresor. Sin embargo, esta creencia no es cierta.

Un frigorífico no puede inclinarse más de 45 grados - Freepik.com

Por otro lado, lo que sí es cierto, es que si realizas una inclinación excesiva durante la mudanza (colocarla horizontal), el aceite que está contenido en el motor-compresor puede introducirse en las tuberías, causando obstrucción en las mismas.

Este efecto es denominado “inundación del sistema”, que al producirse, ocasiona que la nevera no logre enfriar de nuevo como lo hace habitualmente.

Por eso, es recomendable que si vas a transportar una nevera, lo tienes que hacer lo más vertical posible. De esta forma, el ángulo máximo de inclinación nunca debe superar los 45°, dicha inclinación debe ser respecto con la parte trasera de la nevera, nunca por la parte frontal.

Este es un paso vital a la hora de mover un refrigerador, la mayoría de las averías que se presentan son ocasionadas por la inclinación pronunciada. Cumpliendo con este paso, evitarás gastar mucho dinero en llamar al técnico para revisar y reparar la nevera.

Manipulando el frigorífico


Una vez vacías, las neveras se mueven más fácilmente con la puerta superior abierta. La propia puerta puede ser usada para hacer palanca e inclinar el frigorífico o incluso para moverlo en determinado momentos.

Si vas a ayudarte de ella, no asegures la puerta hasta que hayas terminado de moverla.

En la parte inferior y trasera de muchos modelos hay un hueco donde va alojado el compresor. En algunos casos podrás ver un depósito que puede ser retirado y vaciado. Si existe, asegúrate de vaciarlo. Ten cuidado, porque el agua suele estar sucia.

También es importante que sepas que muchos frigoríficos cuentan con una rejilla en la parte trasera para la transferencia de temperatura del circuito del gas. ¡Nunca lo sujetes por ahí! Además de que puedes romperlo, en muchas ocasiones, el filo de esta rejilla puede cortar como el de una navaja de afeitar.

¿Qué herramientas o modos puedo usar para mover la nevera?


Una vez limpia y asegurada, podrás transportar la nevera. Para facilitar la tarea, emplea herramientas como una carretilla de carga, esto te permite trasladarla fácilmente por superficies planas.

Sin embargo, si no cuentas con una plataforma rodante, puedes emplear una alfombra (o una manta gruesa y vieja), que te ayude a arrastrar la nevera con una ligera inclinación vertical.

Ahora, si tu refrigerador se encuentra en un piso y requieres bajarlo por las escaleras de manera segura, como mínimo deberán participar al menos 3 personas. Siendo la que vaya arriba la que menos fuerza tenga.

Al final, cuando la nevera ya se encuentre en el camión o la furgoneta, colócala y sujétala con ayuda de un cable junto a la pared interna del vehículo, para evitar que se mueva durante el traslado. Te recomiendo que para evitar desperfectos, pegues un lateral a la pared. Para mayor seguridad, suaviza cualquier arista metálica con planchas de cartón.

Recuerda que también puedes optar por contratar empresas especializadas en mudanzas de nevera, ellos te garantizarán las medidas de seguridad necesarias. Por un precio justo, tal vez te evites una posible lesión ocasionada por un movimiento brusco o por el peso del aparato.

Nivela el electrodoméstico


Nivelar la nevera - Freepik.com

Cuando tu frigorífico ha llegado a su lugar final puede ocurrir que te encuentres con que no se haya asentado correctamente y baile un poco, o que la puerta se mueva sola hacia afuera al abrirla.

Esto se debe a que la inclinación del suelo puede ser distinta en tu nueva cocina. Para solucionarlo deberás ajustar adecuadamente las patas delanteras regulables.

Comparte nuestra web

Si te ha gustado lo que has visto ayúdanos a darlo a conocer a más gente:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Pinterest