Desmontar los muebles para su traslado

Estás planificando una mudanza, pero necesitas optimizar el espacio que tengas en la furgoneta o camión para realizar la menor cantidad de viajes posibles. Una manera efectiva de conseguir reducir el volumen necesario y facilitar su traslado, es desmontar los muebles que tengas en tu hogar.

Ni que decir tiene que lo mejor es tener algo de maña, pero la verdad es que es algo que puede hacer casi cualquier persona aunque nunca haya sujetado en su vida un destornillador. En cualquier caso, he recopilado para ti una serie de consejos fáciles de aplicar para que desmontarlos sea lo más sencillo y seguro posible.

Desmonta tus muebles
Cómo desmontar muebles para trasladarlos - Freepik.com

No vayas a lo loco


Desmontar debe ser algo que se haga con calma y pensando bien las cosas. No des pasos en falso.

En mi opinión hay cuatro consejos básicos que deberás tener en cuenta y que podrían ser resumidos en un sólo: sé selectivo/a.

Veamos un poco mejor a que me refiero:

  1. Lo primero que has de pensar es qué muebles merecen realmente la pena que sean desmontados. No hay que desmontar cada silla, cómoda o cosa que se te ocurra.
  2. Lo segundo es ver si realmente el mueble que te molesta tiene la posibilidad de que sea desmontado. Sobre todo hablamos de estanterías, librerías, armarios y cualquier mueble o sofá modular anclado. Normalmente los que mejor se desmontan son aquellos de conglomerado de grandes superficies como IKEA. Los muebles de madera maciza no suelen estar pensados para desmontarse.
  3. El tercer aspecto es que hay veces que no tienes que desmontar todo el mueble para hacerlo más “transportable”. Algunos aparadores sólo necesitan que les quites las puertas de cristal para ir más seguros. En vajilleros o muebles de dos cuerpos, hay veces que sólo es necesario separar la parte inferior de cajones, de la superior de estantes, para que su transporte sea más adecuado.

Ten las herramientas adecuadas


Ten las herramientas adecuadas - Freepik.com

Antes de desmontar los muebles, debes tener a la mano una serie de herramientas y accesorios que son necesarios para cumplir dicho propósito. Algunos de los elementos que probablemente vayas a necesitar son los siguientes:

  • Llaves Allen: esas llaves con forma de “L” y cuerpo hexagonal.
  • Destornilladores: lo recomendable es tener varios tipos de tamaño y cabezales. Si consigues uno eléctrico, mucho mejor. Simplifica enormemente el trabajo, el tiempo y el esfuerzo.
  • Martillo: valdrá cualquiera con la cabeza pequeña. Si tiene además el sacaclavos mejor.
  • Llaves fijas: buscar el set completo.
  • Cinta de carpintero o cinta adhesiva: la cinta de carpintero tiene poco poder de adhesión pero se retira sin problemas, algunas marcas de cinta adhesiva pueden dejar residuos o ser difíciles de despegar pero su pegamento es muy superior.
  • Rotuladores: para etiquetar.
  • Bolsas pequeñas: para almacenar las pequeñas piezas del mueble a desarmar.
  • Alicates: a ser posible de dos tamaños, pequeño y grande. Muy útil para retirar o cortar clavos.

Conoce las normas de seguridad


Por lo general, esta actividad puede ser hecha por principiantes, aun así, como todo trabajo hay que conocer los posibles riesgos, para así prevenirlos y evitar posibles lesiones.

En este sentido, te recomiendo usar guantes de seguridad que protejan tus manos. Algunos muebles pueden tener algún componente de vidrio que aumenta el riesgo de corte, o la misma madera al ser desmontada, puede hacer que te claves una astilla.

También, es importante realizar esta actividad teniendo en todo momento una postura adecuada para evitar lesiones de espalda. Del mismo modo ponte ropa cómoda y holgada para trabajar y que te permitan cierta libertad de movimientos.

Por otro lado, desmontar los muebles debe hacerse con mucha paciencia, así que oblígate a no dejar esta actividad un día antes de tu mudanza (planifica con anticipación esta actividad).

Asimismo, cuando iniciamos el proceso de desarmado, ten en cuenta que algunas de las piezas pueden estar desgastadas u oxidadas, por lo que si usas una fuerza excesiva, puedes causar no solamente que la herramienta se dañe, sino que también aumenta el riesgo de un golpe o fractura en el propio mueble.

Toma fotografías


Una vez conseguidas las herramientas y el equipo de seguridad, procede a desmontar los muebles.

Armar un mueble sin ningún tipo de referencia puede ser un absoluto dolor de cabeza. Para resolver esto, puedes tomar algunas fotos al mueble para que sirvan de guía, ya sea con ayuda de tu cámara o un móvil. Esto lo puedes realizar antes o durante el proceso de desarmado del mueble.

Cómo dijimos, esto te servirá de guía cuando vayas a armar el mueble nuevamente, ya que con ayuda de las fotos podrás elaborar una especie de manual o el peor de los casos hacerte una idea de dónde va cada cosa.

Si creas ese manual improvisado en formato impreso o escrito por ti, haz que sea verdaderamente útil. Puedes anotar información, dibujos o esquemas que serán de gran ayuda. Si son muebles de una marca reconocida y conoces el modelo del mueble, puedes buscar el manual en línea.

Almacena e identifica las pequeñas piezas


Almacena e identifica las pequeñas piezas - Freepik.com

Los muebles se componen de diversas piezas pequeñas, como tornillos, tuercas, bisagras y otros pequeños elementos que se pueden extraviar fácilmente durante el proceso de desarmado.

Es crucial tomar esto en cuenta, ya que si llegas a perder uno de estos puede convertirse en un serio problema, porque adquirirlas nuevamente podría ser casi imposible. Muchas de ellas son piezas específicas para ese mueble.

La opción lógica es guardarlas en bolsas pequeñas (preferible las bolsas herméticas) de manera separada. Si guardas todo en una misma bolsa pierdes automáticamente el orden e inviertes tiempo buscando cada pieza.

Por último, con ayuda de un rotulador, identifica cada bolsa de piezas. Por ejemplo: “tornillos de las patas”, “anclaje del tablero superior”, “bisagras de puertas”, etc. Puedes asignar la nomenclatura que tú quieras, siempre y cuando cualquiera pueda entenderla sin preguntar.

Identifica cada tablero o elemento del mueble


Para que el proceso de armar el mueble sea más simple debes identificar cada pieza ya sea asignando un número o una letra, esto ayuda a determinar a qué posición pertenece. Por ejemplo: Tabla 1 o pieza A, puerta corredera “2” y seguir hasta identificar cada pieza.

Almacena las piezas


Una vez concluido el desmontaje del mueble, hay que cuidar que las piezas más grandes no sufran daño.

Es común que el traslado pueda estropear el mueble o partir tableros. Para evitarlo embala estas piezas con ayuda del plástico de burbuja o una manta. Las piezas más pequeñas se deben almacenar en una caja plástica bien sellada e identificada.

Durante el proceso de traslado, tienes que estar pendiente de que todas las piezas de cada mueble transportado estén dentro del camión o furgoneta. Lo recomendable es subirlas en un orden específico, y así verificarlo con el inventario del mueble.

Si has hecho todo correctamente y seguido estas recomendaciones, una vez que el mueble llegue a tu nuevo hogar.

Conclusión


Cualquiera puede desmontar un mueble a base de fuerza bruta o paciencia, pero la persona organizada es aquella que deja todo preparado para que el montaje sea lo más sencillo posible.

Servicio de desmontaje de muebles

En cualquier caso, si todo esto te parece muy difícil siempre puedes pedir ayuda a algún familiar o contratar con la propia empresa de mudanza un servicio extra relacionado con el desmontaje y montaje.

Si no puedes contar con ello, busca tiendas de muebles o de carpintería y negocia con ellos si podrían ofrecerte este servicio.

Comparte nuestra web

Si te ha gustado lo que has visto ayúdanos a darlo a conocer a más gente:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Pinterest