Cómo Hacer una Mudanza Rápida

Mudarse puede ser muchas veces un proceso que puede parecer eterno, seguro que piensas que no sabes ni por dónde empezar o eres consciente de la cantidad de cosas que hay que hacer.

Sin embargo, has llegado al sitio indicado, ya que si te has preguntado: ¿Cómo puedo conseguir mudarme rápidamente? Aquí te daremos unos consejos para que consigas terminarla lo antes posible.

Acelera tu traslado
Cómo Hacer una Mudanza Rápida - Freepik.com

¿Qué es una mudanza rápida?


Antes de empezar definamos bien qué considero un traslado rápido para asegurarnos de que es el tipo de mudanza que andas buscando. Si no fuese así, puedes ver el resto de Tipos de Mudanzas tal y como las diferencio yo.

En mi opinión, una mudanza rápida es un traslado cuyo objetivo principal es el ahorro de tiempo. En otras palabras, que busque ser completado en el menor espacio de tiempo posible.

En este sentido podríamos definir dos subtipos:

  • De transporte: son aquellas en las que no podemos permitirnos varios días para realizar el traslado de enseres, habitualmente por motivos laborales. Su objetivo es conseguir trasladarse en uno o dos días como máximo.
  • De fecha: por cualquier circunstancia tenemos una fecha límite extremadamente cercana, por ejemplo por finalización de contrato de alquiler. Normalmente, estas deben ser totalmente completadas (organización, preparación y transporte) en una semana o dos.

Quédate con estos dos términos porque orientaremos los distintos trucos a cada subtipo.

Consejos para acelerar tu mudanza


Habiendo dejado claro en qué consiste y sus dos diferentes variantes, veamos algunos consejos para hacerlo posible:

Consigue tiempo

Consigue tiempo - Freepik.com

Como hemos comentado, tu activo más valioso y escaso será el tiempo. Por ello deberás sacar de huecos extra hasta de debajo de las piedras.

¿Tienes días libres pendientes? ¿Has echado horas extras en el trabajo? Ahora es el momento de reclamarlos. Lo mejor es dedicarlo a los días críticos como los días inmediatamente anteriores, posteriores o durante el propio traslado.

Aprovecha puentes y días festivos. Encuadra los días de mudanza con alguna fiesta local para conseguir ese tiempo extra que tanto vas a necesitar.

Si ninguna de estas dos cuestiones es posible me temo que tendrás que prescindir de otras cosas para hacer todo de la mejor manera posible.

Organiza tus comidas

Puedes pensar que las comidas no son importantes en una mudanza. Te equivocas. Cuando el tiempo apremia debes organizarte bien porque cocinar es una tarea que consume mucho tiempo.

Si tu traslado es de fecha, durante estos días lo mejor es organizar un plan de comidas preparadas con antelación y congeladas o guardadas en táper en el frigorífico. De esta forma no tendrás que dedicar tiempo a comprar o cocinar.

Si tu mudanza es de transporte, lo mejor es que directamente pidas tu comida a domicilio o que comas algún menú del día de un restaurante cercano. De estas dos opciones la mejor es la comida a domicilio ya que te permitirá aprovechar el tiempo de espera para hacer otras cosas.

Si no es absolutamente imprescindible no lo hagas

Nunca emplees tiempo en tareas que puedan hacerse cuando el traslado se haya completado.

¿Te gusta salir a correr por la mañana temprano? Ya lo harás cuando te hayas instalado. ¿Quieres sentarte a ver tu serie favorita? La serie seguirá ahí cuando termines de cambiar de casa. Ya volverás a la rutina después, por ahora, evita cualquier actividad que consuma tu tiempo.

Exprime la organización

Apunta todo lo que puedas aunque no sea de forma exhaustiva y limpia. Coge una libreta ve apuntando todo lo que hayas hecho y aquello que se te vaya ocurriendo sobre la marcha que debes hacer.

Lleva contigo siempre una libretilla de bolsillo y un lápiz con goma corto para cambiar y añadir tareas en cualquier momento y lugar que se te ocurran.

Aprovecha para planificar todo lo que puedas en tiempos muertos. Como cuando estás en el atasco matutino, cuando vayas en el transporte público o mientras te tomes el café del descanso.

Limpieza exprés

Limpieza exprés - Freepik.com

En una mudanza exprés te arrepentirás sin duda de tu preocupante síndrome de Diógenes. La manera más rápida de mudarte es tener que trasladar y ocuparte del menor número de cosas.

En este caso no podrás hacer una búsqueda minuciosa. Por ello, céntrate en los objetos más voluminosos y prescindibles. Si vas a un sitio más cálido, seguro que no necesitas ni tu nórdico de pluma de ganso islandés, ni tu abrigo grueso y viejo.

Como siempre, procura deshacerte de tus cosas de forma responsable y ecológica. Si lo ves factible, dona a instituciones, amigos o vecinos todo aquello que no vayas a llevarte.

En muchos casos es aceptable que dejes algunos objetos como fregonas, cogedores, escobas, productos de limpieza (del hogar y de higiene) y demás, en el piso que dejas. La persona que entre tras de ti podrá aprovecharlos.

Pide ayuda

No tengas reparos. Expresa tu preocupación y el poco tiempo del que dispones y no dudes en contar con todo aquel que pueda ayudarte.

Ya encontrarás alguna forma de agradecimiento, pero ahora mismo cualquier apoyo que puedan ofrecerte es poco.

Guardamuebles o una habitación prestada

Un guardamuebles, el local de un familiar que no use o la buhardilla de tus padres pueden convertirse en un poderoso recurso.

Si tienes prisa, puedes guardar allí los muebles y enseres de los que no quieras deshacerte pero que no sean necesarios de inmediato y trasladarlos tranquilamente cuando las circunstancias así lo permitan.

Embala como puedas

Embala como puedas - Freepik.com

No tienes tiempo así que hay cosas que no podrás hacer como te gustaría. Si tienes pocos días para guardar tus cosas y transportarlas, probablemente tampoco tengas tiempo para comprar cajas o embalar las cosas como sería aconsejable.

Aprovecha todo lo que te sirva para llevar cosas. Ahora mismo no importa el orden o que hagas las cosas bien, sino que se hagan.

Mete tu ropa, toallas, sábanas y cortinas sin compasión en maletas, bolsas de la compra o cualquier cosa. Más adelante ya te ocuparás de plancharlas de nuevo. Si el mueble es pequeño, pesa poco y tiene cajones, úsalos para meter en ellos todo lo que puedas. Asegura que los cajones no se abran con cinta adhesiva o una cuerda bien ajustada alrededor de todo el mueble.

Las pocas cajas que consigas y la poca protección que puedas ofrecerles, dedícalos a aquellos objetos que por su naturaleza sean frágiles o puedan deteriorarse. Cosas como vajillas, cristalería o jarrones entrarían dentro de esta categoría. Mira más consejos sobre Cómo embalar vajilla.

¿Con o sin Profesionales?

Con expertos en mudanzas todo sería más fácil ¿cierto? Pero que el proceso no sea tan engorroso sólo depende de ti. Podrías contratar a alguien que te ayude sólo para que cargue las cosas y las ponga en el camión o furgoneta.

En cualquier caso y para hacerlo lo más rápido posible, lo mejor es buscar a una empresa de transporte que esté libre para las fechas que necesites. Si vas a optar por esta opción hazlo cuanto antes para tener más posibilidades.

Ser Realista

Una mudanza verdaderamente rápida es posible para aquellas personas que tengan pocas cosas o en familias amantes del minimalismo. Dicho esto, es más probable conseguir hacer el traslado en un único día con la preparación, el tiempo y los medios adecuados (de transporte), que preparar, organizar, embalar y transportar tus cosas en menos de una semana a un destino lejano (de fecha).

Sé realista y aprende a saber cuándo algo no va a ser factible. Haz concesiones y toma decisiones rápidas que te permitan lograrlo.

Comparte nuestra web

Si te ha gustado lo que has visto ayúdanos a darlo a conocer a más gente:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Pinterest